Buscar

La escasez del agua en el Valle Jequetepeque: El agua es política climática

El río Jequetepeque, se ubica en la costa norte del Perú y se distribuye entre los departamentos de Cajamarca y La Libertad; su temperatura media anual varía, va desde los 17°C en la zona de irrigación hasta los 23°C en el desierto costero. Su caudal es irregular e incierto, por ello, en 1963 los agricultores del Valle Jequetepeque solicitaron al gobierno central financiar los estudios pertinentes para resolver esta situación, mediante un gravamen a sus cultivos de arroz y algodón, para así construir la “Represa de Gallito Ciego”, la cual se convertiría en el Proyecto Especial “Jequetepeque - Zaña”, (PEJEZA), del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego.


Proyecto Especial “Jequetepeque - Zaña”(PEJEZA) Foto: http://www.pejeza.gob.pe/


El Valle Jequetepeque al presenciar el Fenómeno climático de la Niña 2020/2021, definido como la fase fría del ciclo natural Niño - Oscilación del Sur, registró una disminución del almacenamiento de agua en Gallito Ciego. En consecuencia, según la entrevista realizada a la presidenta de la Junta de Usuarios, el recorte del área de siembra de cultivo de arroz en la actual campaña 2020 - 2021, perjudicó a los agricultores del valle. En un informe del Ministerio del Ambiente se pronostica que hacia el 2030, habrá una baja de casi un 55% en el rendimiento de arroz. Así mismo, de cumplirse dicho pronóstico, se producirían efectos adversos durante el Fenómeno del Niño en su fase cálida. El historial de afectación de este fenómeno-si recordamos- fue devastador para la agricultura debido a las intensas lluvias, la crecida de los ríos, los desbordes, huaycos e inundaciones.


Retos de la gobernanza del agua en el Valle Jequetepeque


El agua y su gestión se definen mediante concepciones sociopolíticas y económicas de un territorio. Según los investigadores holandeses Hendriks y Boelens, la aplicación de políticas liberales en favor de algunos de los usos y usuarios sobre los demás, genera procesos de acumulación de agua que contribuyen a la pobreza y amenazan la seguridad hídrica y alimentaria de aquellos con menos poder y voz, llevando al mismo tiempo a la degradación del ambiente. En Perú, las inversiones cuentan con seguridad hídrica en épocas de sequías otorgadas por el Estado Peruano a través del Proyectos de Irrigación. Un ejemplo es la agrícola Cerro Prieto quien cuenta con un contrato marco ley con PEJEZA, que asegura la disponibilidad del agua sin corte ni interrupción.


Según una investigación de 2018 de Bethy Carbajal y a su vez declaraciones de usuarios de agua locales, quienes poseen “licencia de agua” se encuentran por sobre los que sólo poseen un simple permiso. Por ejemplo, la comunidad Campesina de Chepén -tras 70 años de existencia- no cuenta con dicha “licencia de agua”, sólo cuentan con un permiso y, por tanto, debe esperar a que exista en “demasía” el agua, para ser atendidos.


Protesta de los agricultores del Valle Jequetepeque por el injusto reparto del agua para uso agrícola. Foto: Maria Grazia Campos


Opciones para una mejor gestión del agua


Una de las medidas de solución a corto plazo, planteada por el Colectivo “Junta de Usuarios sin corrupción”, es “promover una mesa de negociación”, reuniendo a todos los actores inmersos en esta problemática; a mediano plazo, captar agua a través del proyecto “El Pongo”, ubicado en la cuenca Alta del Valle Jequetepeque y; a largo plazo, gestionar la Segunda Etapa del Gallito Ciego.


Es necesario a su vez mejorar la resiliencia de los usuarios del agua ante los impactos del cambio climático, con propuestas establecidas en laPolítica y Estrategia Nacional de Recursos Hídricoscon medidas de adaptación para la agricultura familiar y de fortalecimiento del mecanismo de Seguro agrario, a través de un Programa de Actuación por sequía. Asimismo, recientes informes del Panel Intergubernamental de cambio climático (IPCC) confirman que la implementación de mecanismos de secuestro de carbono en las tierras agrícolas, genera mayor resiliencia frente a las sequías. Conservar los suelos con la aplicación de residuos orgánicos provenientes de agricultura secuestra carbono e incrementa a la vez la capacidad de retención de agua del suelo.


El agua es un bien común escaso y a la vez un derecho humano universal. En la actual legislación peruana se puede concebir el agua de distintas formas. En un contexto de crisis climática, se puede por ejemplo incluir o reforzar los principios de equidad, sostenibilidad y de rendición de cuentas para la gestión de agua. Diversos estudios coinciden que las normativas decisorias en la distribución del agua deberían garantizar un reparto justo en épocas de sequía. Por ese motivo, el establecimiento de tarifas razonables y diferenciadas para la grande y pequeña agricultura, aseguraría la financiación en infraestructura hidráulica, por ejemplo de proyectos de captación de agua.

Árbol de actores en la gestión del agua del valle de Jequetepeque
Gestión del agua en el valle de Jequetepeque



Sobre el autor:


Maria Grazia Campos Veintemilla es voluntaria de generación de contenido e investigación en el Centro de Innovación Climática y Sostenibilidad. Es a su vez practicante Pre profesional de Derecho en la Universidad César Vallejo, representante de La Libertad en el Grupo Impulsor de la Comisión Nacional de Cambio Climático y miembro de la Plataforma de Escazú Ahora Joven. Sus campos de interés son la gobernanza por el agua, cambio climático y derechos de los Pueblos Indígenas.



117 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo